La Adolescencia y el alcohol

La Adolescencia y el alcohol

La Adolescencia y el alcohol: Los padres responsables generalmente prestan gran atención y preocupación en las consecuencias del consumo de drogas y alcohol. Mientras la mayor parte de la población toma en cuenta estos temas cuando ocurren accidentes de tránsito que suelen protagonizar mayormente jóvenes

La Adolescencia y el alcohol: Los jóvenes beben por tres razones

Le gusta el efecto que trae la bebida

La Adolescencia y el alcohol

A los jóvenes les agrada experimentar, por lo que buscan la manera de acceder a bebidas alcohólicas tanto en su casa como en la de sus amigos. Algunas veces inclusive logran identificaciones para adquirirlos en tiendas de bebidas alcohólicas

Entre las razones que les motiva a beber alcohol está la necesidad de desinhibirse para asumir actitudes bajo los efectos de la bebida alcohólica, entre ellas el lograr enfrentar y vencer la timidez o simplemente el valor para realizar alguna actividad peligrosa, puesto que muchos jóvenes se retan entre sí, por lo que requieren cierto coraje

Beber para sentirse aceptado por el grupo

La Adolescencia y el alcohol

Por otra parte, en los jóvenes es característica la necesidad de aceptación social, ellos desean encajar en grupos o simplemente agradar a una chica o chico. En esta etapa de la vida el joven atraviesa una fase de búsqueda de identidad, por lo que necesita armonizar con  algún grupo de características definidas, de manera que hace lo posible por ser aceptado en el

En otro sentido, y básicamente errado, algunos padres tienden a tomar junto con sus hijos, creyendo que así le controlan o generan confianza al formar una especie de amistad cómplice. Sin embargo el efecto es el contrario, solo se consigue incentivarlo a seguir bebiendo, ya que el joven interpreta un ejemplo permisivo de sus padres  ante la bebida

En este sentido, es mucho más beneficioso y recomendable que los padres compartan con sus hijos actividades deportivas, educativas, culturales y de esparcimiento, inclusive la cooperación en las tareas del hogar

Beben para escapar de sus problemas

El olvido a algunos traumas o a frustraciones, es otra razón por la que los jóvenes beben. La bebida en ocasiones es, no solo para jóvenes, sino para individuos de variadas edades, un mecanismo para huir de sus crisis familiares

En ocasiones las familias no gozan de confianza, apoyo, y comunicación por lo que se recurre a escapar con drogas y licor para olvidar algunos enfrentamientos. Siendo común que los jóvenes con sus característicos complejos y baja estima recurran al alcohol como vía de escape

También suele suceder que el joven en la rebeldía que le caracteriza en esta etapa de su vida, asume retos y visualiza injusticias de manera errada, cayendo en frustraciones y depresiones que le llevan al consumo de alcohol. Jóvenes que presencian crisis entre los padres, generalmente van en busca de escapes, entrando a grupos de amigos que olvidan sus crisis con la bebida.

La Adolescencia y el alcohol: La actitud de los padres ante el adolescente y el alcohol

La Adolescencia y el alcohol: Abordar el tema entre padres e hijos, es lo más acertado. Se debe enfocar en base a la confianza, estableciéndose límites y negociando actitudes, sin dar un mal ejemplo y aún más manteniendo el rol de autoridad sin la perdida de respeto mutuo

Este dialogo siempre debe estar centrado en las consecuencias del consumo de alcohol y en especial en la toma de decisiones que repercuten en el resto de la vida. El joven debe recordar que la juventud es solo una etapa, que no es necesario acelerarse a vivirla, se debe concienciar al joven, que poco a poco se conseguirá el momento y las situaciones para compartir con las personas indicadas

Los padres deben estar atentos a síntomas de complejos, frustraciones, baja estima, como obsesión por su peso, apariencia física, rendimiento en deporte, acné, rendimiento escolar. Estas situaciones suelen afectar al joven y caer en cuadros depresivos que abren las puertas al consumo de sustancias adictivas como drogas y alcohol

Es una etapa cargada de fragilidad emocional donde los padres deben fomentar confianza en base a la comunicación y principalmente deben apoyar, sin olvidar que una vez fueron jóvenes. Un joven es frágil a críticas, a exigencias, a problemas familiares, por lo que estas circunstancias deben ser tratadas con prudencia

Algunos padres confunden la independencia de estos jóvenes con madurez y responsabilidad. Los jóvenes pueden tener autonomía, conducir su coche, obtener buenas calificaciones, pero eso no significa madurez todavía. Observar constantemente a sus hijo en su actuar es una manera de monitorear cambios y detectarlos a tiempo para abordarlos planteando soluciones

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web